Turismo Santa Eulalia Del Río

Visita la «isla blanca» por sus playas de aguas cristalinas y adéntrate en uno de los ambientes de marcha más famosos del mundo.

También se sabe, que en Ibiza se puede vivir aislado de ruido disfrutar de las playas y los buenos restaurantes, relajarte en spas, dar paseos por sus calles con historia y visitar los pueblos sus iglesias la naturaleza y descansar tomándote unas hierbas ibicencas (típicas en la isla y fabricadas aquí) por los payeses de Ibiza. Por que a parte de la fama que tiene Ibiza de Fiesta y diversion, se puede disfrutar de ella sin ni siquiera darte cuenta que eso existe.

La segunda de nuestras paradas será en el punto neurálgico del municipio, San Juan (Sant Joan de Labritja). A unos 20 kilómetros hacia el norte desde Ibiza ciudad. Es un coqueto pueblo ibicenco, donde podremos contemplar un verdadero casco urbano antiguo a lo largo de su calle principal, empedrada y con las casas encaladas y pegadas unas a otras. También algunos bares, como el mítico Café Vista Alegre, algunas tiendas de comestibles y decoración, y su modesto ayuntamiento frente a la iglesia. Una edificación algo diferente en cuanto a su arquitectura y muy peculiar por su campanario. Construida en su momento (1770) sobre una antigua y pequeña capilla. De camino al pueblo, encontraremos una amplia propuesta de restaurantes de cocina tradicional y contemporánea.

Hola, yo he estado este verano con unos amigos. El sitio es precioso, si es cierto que con cierta basura esparcida en general, como en toda España, parece mentira que los guarros sean tan guarros y lleguen tan lejos. El caso que mi visita acabó en mala experiencia. Un grupito de hipies” que estaban vigilando” el aparcamiento, nos rompieron la luna del coche. Me imagino que creen que el sitio es suyo, y su forma de vida no tiene nada que ver con lo que fue el modo de vida hipie, estos pretenden que los que vamos allí les pagemos” sus fumadas por aparcar nuestros coches en un lugar que creen suyo”. Seguro que volveré.

He llegado en avión: Ibiza solo dispone de un aeropuerto así que el camino a seguir es siempre el mismo en caso de viajar en avión. Desde el aeropuerto conforme salgáis, a la derecha esta la parada de autobuses, es el nº 10, sale cada 30 minutos y tarda unos 30 minutos, cuesta aproximadamente 3.20 € y os deja a 200 metros de la Estación Marítima de barcos a Formentera. La segunda opción es coger un taxi que tardará unos 15-20 minutos aproximadamente.

Si sois un grupo de más de 11 pax más de 12 pax y no cabéis todos en el mismo barco a motor, porque este tenga una capacidad máxima legal de 11 invitados a bordo de 12 en el mejor de los casos (son muy pocos los yates en Ibiza con capacidad autorizada para llevar a 12 invitados más la tripulación del barco), son varias las opciones con las que podéis contar.

La isla de Tagomago tiene el valor añadido de estar en el Mediterráneo, donde las islas privadas son poco frecuentes. A diferencia de la gran mayoría de las islas de lujo en alquiler, en este caso no se ofrece un sinfín de servicios y actividades sino que apuestan por la privacidad y un sereno ambiente que combina a la perfección con la sobriedad de las instalaciones y del propio paisaje, dominado por acantilados cuyo color tierra juega con el azul del mar.

Aprovechamos el viaje para disfrutar, en la misma localidad, de una de las calas mejor preservadas de la isla. Las aguas cristalinas del Port de Sant Miquel son un verdadero bálsamo para la vista y el tacto, por lo que no debemos olvidar añadir gafas de buceo y tubo a la mochila del día. Además, la ocasión es perfecta para realizar una pequeña excursión en kayak y gozar al máximo de este pedazo de costa virgen. Tampoco está de más dar una pequeña caminata por los caminillos que bordean los riscos. Las vistas son preciosas en cada curva.

Ya de vuelta al aeropuerto y aun con niños, hay que aprovechar que David & Catty Guetta acaban de abrir este verano su F ME I’M FAMOUS AIRPORT LOUNGE, en el propio aeropuerto. Se encuentra tras el control de seguridad, junto a las puertas 7 y 8 en el lado que da a las pistas. Sugiero al menos entrar a verlo. Ojo que los precios son simpáticos (caña 5 euros).

Los ricos son caprichosos”. Bajo esta premisa inició Raúl Yáñez su andadura en el sector del lujo, en el negocio de los yates en Ibiza. Si quieres contar con este tipo de clientes millonarios tienes que saber que se les puede antojar cualquier cosa en el momento más insospechado y, sobre todo, tienes que tener claro que debes estar ahí para satisfacerles” cuenta el jóven.

Autor: isabel

Me encanta el turismo y me encanta Ibiza. Y de eso mismo va este blog, intento poner información útil sobre Turismo e Ibiza. Besitos a tod@s

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *